Agrupamiento según roles

Roles en un equipo: agrupamientos según las 8 inteligencias múltiples o distintas capacidades que tenemos más o menos desarrolladas

Antes que nada me gustaría comentar que hay diferencias de opiniones entre los profesionales de la psicología sobre si existen las inteligencias múltiples, si son distintas facetas de la misma inteligencia o si son simplemente capacidades. Yo ahí no voy a entrar porque realmente no conozco el campo de la psicología más allá de lo que mi experiencia en el día a día me va enseñando en el aula. Lo que sí puedo decir es que me gusta indagar y probar estrategias que eliminen las etiquetas, que entusiasmen al alumnado y que trabajen sintiéndose como lo que son: seres valiosos y maravillosos.

Introducción: agrupamientos clásicos

Cuando agrupamos al alumnado según niveles académicos, de modo que en cada grupo haya alumnado de alto rendimiento y alumnado de bajo rendimiento o con dificultades para que los primeros ayuden a los segundos y todos los grupos obtengan resultados óptimos, ocurre que:

a) Estamos etiquetándolos o haciendo que ellos mismos se etiqueten. Puede ocurrir que se encasillen en ese rol y en un futuro les sea difícil salir de él.

b) A veces al alumnado de alto rendimiento le genera ansiedad “tener que tirar” del grupo, hacer que sus compañeros trabajen y lo hagan bien y se estresan al pensar que sus notas pueden verse afectadas. Puede suponer una carga o agotamiento emocional.

c) El alumnado de bajo rendimiento o aquel que apenas se esfuerza asume su etiqueta y delega sus responsabilidades en los otros. Puede generar baja autoestima o pasotismo.

ALTERNATIVA: AGRUPAMIENTOS POR ROLES

Crear grupos asignando distintos roles según lo que se le da bien a cada estudiante y que son necesarios en cada grupo.

ROLES (grupos de 6)

1. Lingüista: responsable de la expresión escrita y de la expresión oral. Se encargará de que el trabajo final esté bien redactado, de forma coherente, clara y sin faltas de ortografía.

2. Matemático/a: responsable del rigor científico del trabajo así como del buen uso de la tecnología para realizarlo. Se encargará de que la parte digital del trabajo sea óptima (powerpoints, vídeos, apps, etc).

3. Naturalista: responsable de buscar y recopilar la información adecuada relacionada con las ciencias naturales y la geografía.

4. Creativo/a: responsable de la “apariencia” final del trabajo. Sobre papel o de forma digital, se encargará de dibujar, decorar, elegir fotos, distribuir espacios y si es necesario, de elegir la música o sonido.

5. Portavoz, orador/a: responsable de exponer argumentos en debates y exposiciones. También se encargará de que todos expongan el trabajo haciendo buen uso de la oralidad y el lenguaje no verbal y del espacio.

6. Organizador/a: responsable de cada uno haga su parte y el trabajo se vaya realizando correctamente. Se encargará de que el grupo haga buen uso del tiempo y el trabajos esté listo en el plazo fijado. También se encargará de que todos trabajen a gusto y no surjan tensiones o conflictos.

Para grupos de 5: unimos el rol de lingüista con el de portavoz.

¿QUÉ CONSEGUIMOS?

De esta forma se pretende conseguir que cada miembro del grupo tenga una labor importante y eliminar las etiquetas antes descritas.

¿CÓMO EVALUAMOS?

Podemos evaluar la calidad del trabajo en función de los 5 o 6 roles, así como evaluar individualmente a cada alumno según parte asignada.

De esta forma el alumno o alumna es calificado respecto al resultado grupal (el trabajo) y a su aportación. Si su aportación es muy buena, su nota subirá. Si su aportación ha sido débil, su nota bajará. Así será más consciente de la valía de su aportación.

De esta forma por ejemplo Cristina ve recompensado su trabajo aunque el resultado final grupal tenga una nota más baja.

Es una buena forma para que aprendan a trabajar en equipo pero reconociendo la valía individual para un buen resultado final.

¿CÓMO ELEGIMOS LOS ROLES?

Yo ya he probado esta idea y me gusta la experiencia; se enriquecen todos. A veces los que tienen mejores notas son menos creativos y entregan trabajos con muy buen contenido pero no se esmeran en la apariencia . Estos se pueden beneficiar del alumnado al que les cuesta más asimilar los contenidos pero son muy creativos y tienen ideas muy originales con la apariencia final de los proyectos. O quizás alumnado “más brillantes” pero con menos soltura a la hora de exponer se nutren de los que tienen más desparpajo y dominan mejor el lenguaje no verbal y el espacio. Así también los “menos brillantes” (académicamente) ven que pueden aportar también algo valioso al grupo y se sienten reconfortados y útiles.

La idea es que a través del cuestionario que le entreguemos más lo que ya sabemos nosotros de cada uno de ellos (o planteándoles una actividad específica) podamos agruparlos de forma óptima.

También es bueno que de un trabajo a otro vayan cambiando de roles para no encasillarlos y para que además puedan potenciar y mejorar cada una de las capacidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *