Poema árabe

Hace muchos años me encontré con este poema, poema cuya esencia es la atención plena. Por aquella época yo no conocía el concepto mindfulness ni practicaba yoga todavía; sólo la danza oriental, que también tiene mucho de esta «magia». Sin embargo, este poema me transmitió toda la esencia de lo que conocería años después. Recuerdo que este poema me acompañaba (y todavía lo hace) en mis comienzos como docente y jugaba a aplicarlo: recordaba la parte sobre caminar y hablar y lo aplicaba en el aula. Empecé a cuidar mi forma de moverme, mi postura corporal y mi forma de usar la voz, consciente del efecto que podía provocar entre “mi público”. Es fascinante ver cómo captas la atención de un grupo cuando pasas del automatismo a “hechizar” con tus palabras y tus movimientos. Y para ti, todo se vuelve más vívido, intenso y maravilloso.

POEMA

Llena tu vida de tí mismo, no permitas que el aburrimiento la destroce en las rocas del olvido.
Toma cualquier momento, y transfórmalo en un momento especial.

Aromatiza cada uno de tus gestos con la fragancia de la atención.
Y permite que la luz del recuerdo de ti, se refleje en tus ojos.

Cuando hables, no tires tus palabras como fruta podrida,
Sino dilas con la misma atención con la que un brujo lanza un hechizo.

Cuando te muevas, hazlo sin arrastrar tu peso,
sin ser aplastado bajo el ritmo de la acción automática,
Sé conciente de tu cuerpo y comprende que simplemente acariciar a alguien
puede ser un milagro si es generado por la elegancia de la atención.

Conviértete en una presa que detenga aquellos pensamientos que anuncian problemas y no soluciones.
El pensamiento es alimento y la mente es una boca.

Quita la mugre que marca tu rostro, limpia tus labios con el agua de la memoria,
Y aliméntate tan sólo de flores y granadas.

Ya no hagas de tu vida un escape del miedo:
Siéntate quieto y en silencio hasta que el perro guardián de las emociones te deje pasar.

Date cuenta que cada palabra, acción, pensamiento y emoción tuya,
Es una forma del espectro infinito,
Una ola que se levanta en el centro del lago,
Un eco distante que reverbera por siempre entre el sonido eterno de las rocas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *